Gobierno Evalúa Seguro Agrario cofinanciado para 30,000 Pequeños y Medianos Productores

Gobierno Evalúa Seguro Agrario cofinanciado para 30,000 Pequeños y Medianos Productores

El seguro agrario comercial permitiría a pequeños y medianos agricultores contar con una protección ante posibles desastres, como las consecuencias del Fenómeno El Niño, mediante el cofinanciamiento del Estado. El presidente de la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg), Eduardo Morón, espera que “este año se pueda cerrar el tema”, luego de dos años de conversaciones con el Ministerio de Agricultura (Minagri) y la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

A diferencia del Seguro Agrícola Catastrófico (SAC), que tiene una cobertura estatal del 100% y está destinado a los productores de menos recursos de ocho departamentos del país; el seguro en evaluación estaría dirigido a productores pequeños y medianos, que  pagarían parte de la prima. Según información de la Apeseg,los beneficiarios serían unos 30,000 agricultores del país.

“En el seguro agrario comercial, estamos proponiendo que el Minagri subvencione una parte de estos seguros, de gente que tiene propiedades un poco más grandes o más diversificadas, pero que igual está muy expuesta a riesgos climáticos”

El Apeseg propone que se brinde una subvención mayor a aquellos agricultores que contratan el servicio por plazos más amplios, que a quienes “oportunistamente” solo recurren a él cuando se registra un desastre. Bajo esta propuesta, el Estado debería brindar una subvención mayor a quien toma un producto que va a contratar multianualmente (para los próximos tres años, por ejemplo), que a quien hace un contrato anual.

Por otro lado, el SAC (que brinda cobertura solo a ciertos cultivos, de los productores de menores recursos) se aplica en ocho departamentos del país, puesto que solo se amplió temporalmente a 12 departamentos en el 2017, ante el Fenómeno El Niño ; pero Morón considera que podría extenderse su ámbito de acción si los gobiernos regionales asumieran parte de su financiamiento, “porque finalmente, ante una catástrofe, lo que se termina afectando es la vida económica de las regiones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *